Tecnologías de la Información y su rol en la participación ciudadana en temáticas de prevención de incendios forestales en Chile

 

Introducción

 

Chile ha mantenido la tendencia durante los últimos años de estar en peligro inminente de incendios forestales al menos 8 meses al año. En la actualidad, el periodo entre octubre y mayo tiene mayor predominancia de incendios demandando una gran inversión de recursos destinados al control y prevención de este tipo de desastres. De acuerdo a los datos entregados por  la Corporación Nacional Forestal (CONAF), el presupuesto nacional para la temporada de incendios durante el 2020 alcanzó los 63.000 millones de pesos, convirtiéndose en el más cuantioso de la historia de nuestro país. (CONAF, 2020).

Los incendios forestales junto con ser uno de los mayores agentes de degradación de los ecosistemas existentes del mundo, afectan también directamente los aspectos sociales y económicos de un país. Por consiguiente, este desastre ha sido motivo de preocupación durante toda la historia contemporánea en Chile, tanto para la comunidad de expertos, habitantes de las principales zonas afectadas, empresas forestales y el estado, debido al gran impacto que tienen los incendios en diversos ámbitos. Estos desastres cada año son más agresivos y severos. (González, et al. 2020)

 

Es importante considerar que el 97,3 % de los incendios forestales son provocados por la acción humana, ya sea por negligencia o por intencionalidad. Junto a lo anterior, el cambio climático también ha tenido un impacto potencial en la ocurrencia de este tipo de desastres  vinculándose directamente con la disminución de precipitaciones que mantiene a gran parte del territorio nacional en estado de sequía desde hace al menos 10 años, dejando como consecuencia un estrés hídrico al que se ve sometida la vegetación y en particular los recursos forestales.

Por ende, debido a las características propias de estos desastres y a las consecuencias de estos, entre ellas sociales, económicas, ambientales, diferentes países del mundo, incluido Chile, han implementado diferentes estrategias de prevención y control de incendios forestales en los últimos años, destacando la participación ciudadana en cada una de ellas, las cuales se dan de distintas formas, destacando en este trabajo la participación digital en las tecnologías de la información que actualmente existe en Chile en relación a este tipo de problemática en los últimos años.  En relación a las tecnologías de participación, Gabrys (2017) destaca cómo la proliferación de tecnologías, infraestructuras e iniciativas inteligentes puede cambiar la manera de gobernanza de una zona urbana y/o rural, ya que los principales actores comienzan a relacionarse con las distintas tecnologías impuestas en la zona, originando nuevas redes y nuevas maneras de participación  (Barns et al., 2017,  Meng y DiSalvo, 2018; Shelton y Lodato, 2019).

 

Antecedentes del problema

 

En Chile, diversos han sido los esfuerzos para poder implementar estrategias de prevención de incendios forestales en el territorio, sin embargo, en muchas comunidades realizar este trabajo se vuelve más difícil por diferentes razones, tales como políticas, sociales, económicas, territoriales, ambientales, entre otras. Es por esta razón, que se han comenzado a implementar diferentes tecnologías digitales con la intención de conservar y preservar los bosques del país, entre ellas, se puede identificar que existe relación entre comunidades y estas tecnologías.  Se ha llegado al consenso de que las personas y comunidades son un ente fundamental  de participación, a través de toma de decisiones en un propósito específico y el bienestar colectivo.

Cienfuegos, Tironi y Palma  (2021), explican que la construcción de estrategias exitosas debe provenir y contar con la participación de diferentes sectores, en este caso de estudio. No obstante durante la historia de Chile, esto no siempre se ha llevado a cabo, especialmente en temáticas forestales. “La participación del público en ciencia y tecnología no es algo que se desarrolle espontánea y fácilmente” (Invernizzi, 2004, p.80)

“La participación ciudadana permite la movilidad de voluntades y recursos de los implicados, con la intención de reivindicar sus derechos, esto permite aumentar sus capacidades colectivas en la búsqueda de mejoras respecto a su calidad de vida. Esta apreciación no es solo un proceso de empoderamiento, sino que responde al derecho de organización y participación de la ciudadanía en Estados democráticos, por lo que los procesos institucionales de planificación y toma de decisiones deben estar ligados a la participación de las comunidades que sean afectadas o beneficiadas por las acciones a realizar”. (Aguirre, 2004; García, 2005; Jiménez, 2011, citados en CONAF, 2019)

En relación, por el incremento de incendios forestales en estas dos últimas décadas, las autoridades y expertos en el área forestal  han tenido que plantearse la necesidad de buscar alternativas para abordar y desarrollar este tipo de instancias en dónde las mismas comunidades juegan un rol fundamental, incluso considerando plataformas y/o dispositivos digitales. Las tecnologías de participación digital juegan un rol relevante en la materia forestal, dentro de los bosques en Chile, pueden encontrarse diversos mecanismos digitales para tener contribuir a la prevención, control y mitigación en el área. Por ejemplo, las tecnologías forestales incluyen vehículos aéreos no tripulados (UAV), o drones, para plantar árboles y monitorear incendios forestales; redes de sensores para monitorear los procesos forestales, escaneo de detección y rango de luz (LIDAR) para evaluar cambios en la estructura del bosque, aprendizaje automático para automatizar o responder a eventos forestales como incendios forestales, teledetección para detectar cambios en la cubierta forestal y detectar la deforestación en tiempo real,  aplicaciones cívicas, plataformas para monitorear las condiciones de los bosques y motores de búsqueda para contribuir a las iniciativas de reforestación, entre otros. Todas estas tecnologías significa que debe también haber un capital humano que capacite a las comunidades a utilizar estos dispositivos, situación que se enmarca en un contexto difícil por diferentes razones.

Una forma donde las personas pueden tener una participación directa pero sin tanto conocimiento previo, es a través de las tecnologías de la información, que en comparación con las mencionadas anteriormente,  son difíciles muchas veces de ampliar en el país, por razones económicas, políticas, territoriales, entre otras, pese a su efectividad a nivel mundial, incluso a nivel local, todavía falta cobertura, por la complejidad de estas. En este sentido, en el presente informe, nos enfocaremos en la utilización de tecnologías de la información como forma de participación  ciudadana en el área forestal. Por lo tanto, este  trabajo intentará responder  a la pregunta ¿cómo las tecnologías de la información reconfiguran  procesos de participación ciudadana para la prevención y control de incendios forestales?

Objetivos:

  • Identificar instancias participativas digitales innovadoras y/o experimentales  que aborden temáticas relacionadas a la problemática de incendios forestales en Chile.
  • Analizar el trabajo participativo de alguna iniciativa encontrada hasta realizado para comprender cómo reconfiguran la participación en materia forestal.
  • Comprender de qué manera las tecnologías de la información juegan un rol en la reconfiguración de las estrategias de prevención y control de incendios forestales.

Marco teórico

Para profundizar en esta temática, es importante entender que un desastre natural es entendido como la destrucción parcial o total de un ecosistema. Según la definición que entrega el Diccionario Panhispánico del Español Jurídico  (DPEJ, 2020) este término se asocia con suceso que podría ser por causa natural dejando de lado factores sociales.

“Suceso natural de índole biótica o abiótica que ocasiona trastornos importantes en los sistemas de producción agraria o en las estructuras forestales y que acaba generando daños económicos importantes en los sectores agrícola o forestal” (DPEJ, 2020).

Desde una mirada desde la investigación social y la teoría que enmarca la sociología de los desastres, autores como Aguirre (2004) y García (2005), han discutido sobre la relevancia del factor humano en los desastres naturales, acuñando una nueva conceptualización, conocida como desastres socio-naturales. En relación con este tipo de  desastres y sus  causas, el principal factor propulsor de estos es la acción de las personas, la inexistente cultura de prevención en las comunidades y los modelos de desarrollo que instauran las naciones.

En este contexto, debe plantearse cada una de las medidas de prevención, mitigación y control de incendios forestales articulando a las personas y comunidades como entes fundamentales de la participación, tanto como en la toma de decisiones y en la ejecución de las estrategias planteadas; En relación, participación se traduce en acción social, todo esto con la intención de fortalecer y articular proyectos de vida en el entorno comunitario (Jiménez, 2011).

Desde una perspectiva CTS, las iniciativas participativas que adoptan una orientación explícitamente experimental son ahora comunes en diferentes áreas, desde la  planificación urbana, el diseño de servicios, la gestión ambiental y la salud pública, por nombrar algunos.  En estos casos, el público lego se involucra en asuntos científicos, los que solían ser de dominio exclusivo de expertos.

 

Deploying settings, devices, and/or things experimentally makes it possible to curate novel forms of participation, eliciting expressions or accounts of public issues that would otherwise remain underarticulated or exist only in potentia (Lury y Wakeford 2012; Marres 2012, citado en Lezaun, Marres y Tironi (2017).

En relación, el incremento y extensión de formas experimentales de participación ha atraído el interés de los investigadores en los estudios de ciencia y tecnología (CTS), sobre todo como ocasiones cruciales para la articulación de la relación entre ciencia y sociedad; Los experimentos participativos adquieren una ambigüedad formativa en relación con la naturaleza y los propósitos de la vida pública en las sociedades tecnológica. Siguiendo los planteamientos expuestos por  Lezaun, Marres y Tironi (2017), las tecnologías digitales se configuran como instrumentos de participación: los ciudadanos pueden utilizar herramientas cartográficas en línea para recopilar datos y en el proceso constituirse como un nuevo público. Las tecnologías digitales invitan así a los investigadores de CTS a reflexionar sobre las crecientes continuidades entre los aparatos técnicos de la investigación participativa que buscamos analizar y las tecnologías que deseamos implementar en nuestro propio trabajo de investigación.

En este sentido, las prácticas participativas pueden servir como fuente de tipos más disruptivos de experimentalismo social y político,  son formas novedosas de equipar a los actores para hacer frente al cambio frente a problemas urgentes (por ejemplo, el cambio climático), escenarios extremos (por ejemplo, desastres) y / o objetos recalcitrantes (por ejemplo, infraestructuras digitales). En los experimentos de participación, la orientación característica de CTS hacia la naturaleza construida, realizada y mediada tecnológicamente de nuestro mundo se vuelve desplegable como parte de la conducción de la investigación social y política.

En relación al tema forestal, estas nuevas instancias participativas se pueden ver reflejadas en lo que actualmente se conceptualiza como bosques inteligentes; conocidos por ser infraestructuras digitales emergentes que se están materializando para gestionar y mitigar el cambio medioambiental. Gabrys (2020) destaca 5 digitales específicas que se están materializando dentro de los bosques inteligentes, incluida la observación, la automatización y optimización, la datificación, la participación y la transformación y regulación, como operaciones basadas en datos con distintos efectos sociopolíticos. Esto ha evidenciado que los bosques son cruciales para actuar sobre el cambio ambiental. En relación,  en diversas regiones del mundo, desde Alemania hasta la ciudad de Nueva York y Tailandia, ahora están surgiendo bosques inteligentes donde se utilizan tecnologías digitales para administrar, monitorear, mejorar y expandir estos espacios rurales y urbanos en respuesta al cambio ambiental.

En este sentido, se da cuenta de la importancia de las tecnologías en temáticas ambientales, lo que contribuye a la implementación de políticas más eficientes. Sin embargo, como mencioné anteriormente, las tecnologías de participación pueden ser variadas. En este caso en particular, haremos una revisión a las tecnologías de información y comunicación y cómo estás podrían reconfirgurar algunas estrategias de prevención, control y mitigación de incendios forestales.   l

En este sentido, diversos autores reconocen que las Tecnologías de Información y Comunicación (TICS) se han convertido en un elemento de impulso y desarrollo de las sociedades occidentales, alcanzado a todos los sectores, desde los políticos y económicos, hasta los culturales y educativos, entre otros. “Las nuevas tecnologías digitales han modificado y redefinido conceptualmente el sistema convencional de medios articulando nuevas formas de producción y organización de la mediación informativa.” (Sierra y Valles, 2007, p.1).

Si bien, en algunas experiencias internacionales, la participación a través de Internet ha ampliado de hecho los márgenes de intermediación con la articulación de redes cívicas en las que el ciudadano participa de manera activa en procesos de capitalización del desarrollo económico y la creación cultural autóctona, entre otras. Actualmente, para América Latina, continúa siendo un desafío  encontrar propias estrategias regionales para la incorporación de las nuevas tecnologías de la información y la comunicación (TIC) en sus instituciones y en la sociedad en general, con mayor razón si el foco está puesto en las instituciones ambientales, por distintas razones.

Hay un amplio acuerdo al considerar que las TIC han multiplicado la posibilidad de circulación de información y la capacidad de comunicación entre los ciudadanos y sus representantes de manera interactiva y multidireccional.

Asimismo, “la difusión de la tecnología amplifica infinitamente su poder al apropiársela y redefinirla sus usuarios. Las nuevas tecnologías de la información no son solo herramientas que aplicar, sino procesos que desarrollar. Los usuarios pueden tomar el control de la tecnología, como en el caso de internet” (Castells, 2006). Es decir que los usuarios ya no son receptores pasivos de la información sino que son partícipes cada vez más activos en la generación de contenidos e información en la red. De lo dicho puede colegirse que de acuerdo a las necesidades de juristas, políticos y gestores, en función del manejo de los sistemas naturales, pueden utilizar las nuevas tecnologías para desarrollar los procesos adecuados que provean de datos fiables sobre la evolución del estado del ambiente y los recursos naturales así como de la calidad ambiental.

De todos modos las aplicaciones de las nuevas tecnologías ofrecen un futuro prometedor en cuanto a la generación de datos sustantivos sobre el ambiente que permitan la creación de amplias bases de datos científicas sobre el estado de los recursos naturales para ofrecer un piso sólido de información ambiental sobre la realidad actual y su evolución a las futuras generaciones. El acceso a la información pública en materia ambiental es un término que en la literatura se vincula con la participación efectiva de los ciudadanos y con la educación ambiental. Estos conceptos han sido incluidos en las nuevas normas de presupuestos mínimos de protección ambiental con obligaciones concretas para los distintos poderes del Estado (ejecutivo, legislativo y judicial) y para los distintos niveles de gobierno (nación, provincias y municipios) que deben implementarlos en sus territorios.

Esto debe perfilar una tarea política, jurídica e institucional a fines de hacer operativos estos nuevos derechos. Se ha podido observar en el desarrollo del presente el vínculo y la relación directa entre las TIC y una tendencia a comportamientos más activos de los actores sociales y políticos. Un aprovechamiento científico, operativo y funcional de las TIC hace posible la comprensión y la detección de fenómenos naturales que generan riesgos y desastres naturales para una gestión pública ambientalmente sustentable. Por dicha razón, estas tecnologías deben utilizarse en la implementación de políticas públicas ambientales para adoptar medidas anticipadas, preventivas, protectoras y reactivas, así como establecer sistemas de alerta temprana.

Propuesta metodológica

El presente trabajo se realizará a través de una etnografía al único perfil de Instagram que realiza seguimiento a los incendios en Chile. El nombre de este perfil es @ incendiosplacillacurauma y se destaca por ser el único medio de comunicación digital que aborde temáticas de incendios, incluyendo incendios forestales en todo Chile; En una zona crítica en cuanto a incendios como es la región de Valparaíso.

Hine (2017) y Ardévol (2016) en sus obras, afirman cómo la etnografía ha jugado un papel clave en el desarrollo de nuestra comprensión del significado social de Internet, desde que comenzó a ser una tecnología convencional en la década de 1990. En este sentido, es evidente que las nuevas tecnologías digitales que en la cotidianeidad son utilizadas por gran parte de la sociedad mundial abren un campo de posibilidades para la investigación social; tras la gran cantidad de interacciones entre distintos actores.

“La automatización del registro y análisis de datos abre el camino a la extracción de información masiva, detallada y precisa de patrones de comportamiento individuales y colectivos que puede iluminar de una forma sorprendente nuestro conocimiento sobre las sociedades humanas, preguntándonos si estamos ante una revolución en los modos de conocer y si esto transforma la manera de entender las relaciones entre los seres humanos y con su entorno” (Ardévol,  2016, p.16).

En relación, las redes sociales  han revolucionado el estudio de los procesos y dinámicas sociales y culturales, debido a la inmensa cantidad de contenido que es compartido a través de los millones de perfiles que existen, lo que se traduce en que estamos constantemente accediendo a una gran cantidad de datos digitales.

Por lo tanto, considero que es interesante realizar una etnografía respecto a este perfil mencionado anteriormente; debido a que a través de una descripción densa se puede comprender las formaciones sociales que surgen dentro de las plataformas en línea, documentando su cultura distintiva y destacando la importancia de las formas en línea de co-presencia en el desarrollo de experiencias compartidas. (Hine, 2017)

En síntesis, un enfoque etnográfico nos permite comprender lo que hay en sus propios términos sin adoptar una postura normativa sobre lo que debería estar ahí o una actitud determinista sobre lo que debería estar ahí (Coleman 2010); Por lo tanto, este trabajo  tendrá como técnica de recolección de datos la observación profunda y detallada, además de la realización de una entrevista a los que llevan este perfil, resultados que serán analizados a través de un análisis de contenido.

Resultados

El perfil analizado es una cuenta de Instagram llamada @incendiosplacillacurauma, su primera publicación fue creada el 10 de mayo del 2020 y desde esta fecha, el perfil en esta red social se mantiene diariamente activa con un promedio de más de 5 publicaciones en su perfil al día; contenido que principalmente cuenta con información sobre incendios urbanos y forestales de la zona; acciones de las compañías de bomberos, información de prevención y otros ( por ejemplo: concursos, saludos por festividades, reconocimientos a bomberos).

Para contextualizar, múltiples han sido los desastres ocurridos en la región  de Valparaíso a lo largo de la historia; El incendio ocurrido  en el sector del Camino La Pólvora, el 12 de Abril de 2014, fue categorizado como el mayor incendio urbano en la historia de Chile, y no clasificado como un incendio de origen forestal, este resulta ser considerado como un hecho importante debido a que sentó algunas de las bases en estrategias de prevención utilizadas en la actualidad en los incendios forestales, puesto que esta catástrofe dejó una gran cantidad de consecuencias, entre ellas pérdidas humanas, daño a infraestructuras y problemas ambientales, entre otros. Sin embargo, al pasar los años, el escenario en la zona no ha sido muy alentador, debido a que a diario podemos ver en los registros online de CONAF, que la región de Valparaíso ha sido víctima de una gran serie de incendios forestales. Siendo la zona de Carauma, Placilla un área renombrada por la prensa como zona de riesgo en incendios urbanos y forestales.

En este sentido; la misma red social en sus primeras publicaciones suele destacar mensajes tales como:

“Nuestra plataforma de Emergencia Incendios Placilla Curauma en una agradable mañana de día jueves, les desea una excelente y bendecida jornada para todos nuestros (as) seguidores, junto a sus familias y también para todas las personas que les gusta nuestra página.

Nosotros desde las primeras horas de este día que ya nos encontramos en terreno junto a nuestro gran equipo humano para así poder estar muy pendiente ante la posibilidad de cualquier  tipo de emergencia que puedan llegar a ocurrir en nuestra localidad de Placilla de Peñuelas Carauma, las localidades cercanas y también nuestra 5ta región de Valparaíso, cosa que ustedes se sigan manteniendo informados oportunamente.

PD: para este día jueves contamos con un índice de radiación uv en el numeral 7 de alto.

Muy buenos días para ustedes Amigos y Amigas (emonjis) “

Asimismo, podemos observar que el rol inicial de esta plataforma era ser un medio de comunicación informativo; sin embargo; tras la interacción con la comunidad, la plataforma también pasó a transformarse en una comunidad que buscaba ir más allá de la entrega de información, comienzan a parecer algunas  publicaciones orientadas a la participación a través de mensajes preventivos. De acuerdo a lo conversado con la administradora de la página Ximena Alarcón explicó:

“Esta plataforma surgió por la misma necesidad de la comunidad de Placilla, debido a la gran cantidad de incendios que cada día en la zona y que lamentablemente los medios regionales no  le dan la importancia necesaria de abordarlo,  solo están cuando es algo grande, pero lo que el resto no sabe, que el trabajo en el sector se hace a diario, tanto como de prevención, mitigación y control de incendios,  y se ha generado un fortalecimiento en la comunidad y bomberos, que era nuestro principal objetivo, la misma gente nos manda videos, fotos, nos preguntan a diario, nos dan ideas, en realidad hay un constante intercambio de contenido, información y la gente siempre está dispuesta a colaborar con nosotros”.

En síntesis, esta red social no solo difunde información de incendios la zona, los cuales pueden ser originados en la localidad urbana  o en zonas forestales, sin embargo, la administradora de la cuenta también comenta que junto a sus compañeros que ejercen dentro de las brigadas contra  incendios forestales, reconocen que si bien están lejos que esta plataforma sea un ejemplo para Chile, porque aún la cuenta no cuenta con una gran cantidad de seguidores, creen que la plataforma aparte de tener un rol informativo y por consiguiente educativo, tiene también la capacidad de ser un buena  herramienta de acompañamiento de las estrategias nacionales para mitigar y prevenir incendios.

También, se logra  evidenciar cómo esta plataforma forma parte de una estrategia comunal relacionadas a temáticas de incendios forestales  para poder tener una mejor cobertura respecto a esta problemática que acontece casi a diario en la zona. En este sentido, da cuenta cómo las tecnologías de la información son un buen medio para que las comunidades participen en temáticas ambientales.

Conclusión

En conclusión, la participación pública desde la comunidad que reside en zonas críticas, podría contribuir a generar más confianza y fidelidad con el sector público y privado, quienes son los principales propulsores de la implementación de estrategias preventivas, por lo tanto ayudaría a fortalecer las alianzas ya existentes, teniendo un resultado positivo en prevención y control de incendios forestales. Como analizamos en esta oportunidad, una participación digital a través de una Red Social, resulta también ser una buena idea para fortalecer las estrategias ya existentes, resulta   ser bastante útles, por lo tanto, se espera que continúen apareciendo más plataformas que ayuden a concientizar, ya sea de manera digitalizada, lo cual podría seguir siendo beneficioso para tener un correcto control de este tipo de desastre. Sin embargo, considero tras este análisis que aún no logran reconfigurar las estrategias preventivas por completo, pero no por eso es un buen complemento para potenciar las ya existentes.

Por otra parte,  uno de los principales desafíos es la brecha digital,  un problema crucial es que el uso de la tecnología aún no puede masificarse para todo el territorio, sobre todo, en algunas comunidades que son constantemente propensas a la ocurrencia de incendios Forestales. Por esto, el considerar instaurar estas nuevas plataformas que ayudan a incrementar la participación ciudadana de una forma digital, debe repensarse si se conoce que la realidad en nuestro país es que no todos tienen acceso a dispositivos tecnológicos, señal telefónica o de internet, incluso el conocimiento digital que se debe tener para la utilización de estos dispositivos y/o herramientas. Es por esto, que uno de los principales desafíos para las instituciones a cargo del control y prevención de incendio.

Referencias bibliográficas

Ardévol, E. (2016). Big data y descripción densa. Virtualis, 7(14), 14-38.

Cabero, J. y Llorente, Mª. (2005). Las TIC y la Educación Ambiental, Revista Latinoamericana de Tecnología Educativa, 4 (2), 9-26.

Calvo, S., Ferreras, J. y Rodrigo-Cano, D. (2020). La Educación Ambiental en las redes sociales: #EA26. Revista de educación ambiental y sostenibilidad 2(1), 1301- 1316. http://dx.doi.org/10.25267/Rev_educ_ambient_sostenibilidad.2020.v2.i1.1301

Ciefuegos R., Tironi M. y Palma,K . (2021). ¿ Cómo gobernar un desastre? Dialogo, colaboración y democracia. Ciper académico

CONAF (2019). Representaciones comunitarias sobre incendios forestales

CONAF. (2020). Chile preparado ante incendios forestales. Revista Chile Forestal N°393.

Gabrys, J (2017). Smart forests and data practices: From the Internet of Trees to planetary governance. Big Data & Society, 1-10. DOI: 10.1177/2053951720904871

González, M.E., Sapiains, R., Gómez-González, S., Garreaud, R., Miranda, A., Galleguillos, M., Jacques, M., Pauchard, A., Hoyos, J., Cordero, L., Vásquez, F., Lara, A., Aldunce, P., Delgado, V., Arriagada, Ugarte, A.M., Sepúlveda, A., Farías, L., García, R., Rondanelli, R.,J., Ponce, R.,Vargas, F., Rojas, M., Boisier, J.P., C., Carrasco, Little, C., Osses, M., Zamorano, C., Díaz-Hormazábal, I., Ceballos, A., Guerra, E., Moncada, M., Castillo, I . 2020. Incendios forestales en Chile: causas, impactos y resiliencia. Centro de Ciencia del Clima y la Resiliencia (CR)2, Universidad de Chile, Universidad de Concepción y Universidad Austral de Chile.

Hine, C. (2017). Ethnography and the internet: taking account of emerging technological landscapes. Fudan Journal of the Humanities and Social Sciences, 10(3), 315-329.

Invernizzi, N. (2004). Participación ciudadana en ciencia y tecnología en América Latina: una oportunidad para refundar el compromiso social de la universidad pública. Revista CTS, nº 2, vol. 1, Abril de 2004 (pág. 67-83)

Lezaun, J.,  Marres, N.,  Tironi, M. (207). Experiments in Participation. The Handbook of Science and Technology Studies. P. 195- 221. Massachusetts Institute of Technology

Pérez, M. 2017. Sobre la aplicación de las TIC en la gestión pública ambiental: El caso de la implementación de políticas públicas sobre Información Ambiental en Argentina. Sistemas, cibernética e informática  14(1). P. 8-13.

Sierra, F y Valles, C (2007) Nuevas tecnologías de la información y participación ciudadana. P.17-19.

2 thoughts on “Tecnologías de la Información y su rol en la participación ciudadana en temáticas de prevención de incendios forestales en Chile”

  1. Hola Daniela, muchas gracias por ese avance. La temática de los incendios forestales ciertamente es muy necesaria de abordar y haces una buena introducción de la urgente necesidad de su prevención y la importancia de la participación pública en todo ello. Lo que no me queda del todo claro es el vínculo con lo digital o al menos por como planteas la pregunta de investigación. ¿Por qué tendríamos que esperar que el uso de tecnologías digitales tendría un desarrollo diferente al analizar instancias de participación ciudadana en temáticas forestales frente a otros temas socioambientales? Lo pregunto principalmente porque la necesidad de la participación telemática pareciera ser algo transversal en estos tiempos de covid. En ese sentido, reformularía la pregunta hacia cómo las tecnologías digitales reconfiguran (o no) procesos de participación ciudadana para la prevención de incendios forestales y trataría de buscar instancias innovadoras o experimentales (más allá de comenzar a usar zoom). En ese sentido, te recomiendo retrabajar los objetivos específicos y no centraría la investigación a solo la eficiencia como criterio de evaluación de las instancias de participación. La literatura sobre participación ciudadana y tecnologías digitales es vasta y podrás encontrar múltiples herramientas digitales, criterios y dimensiones a considerar en los procesos de participación ciudadana. Te recomiendo revisar el capítulo 7 de este libro sobre experimentaciones en participación pública: https://sociologia.digital/wp-content/uploads/2021/06/Ulrike-Felt-Rayvon-Fouche-Clark-A.-Miller-Laurel-Smith-Doerr-eds.-The-Handbook-of-Science-and-Technology-Studies.pdf y estos artículos sobre el monitoreo de bosques con tecnologías digitales:
    https://doi.org/10.1177/2053951720904871
    https://doi.org/10.1111/1467-954X.12125

  2. Hola Daniela! Me encantó tu trabajo, considerando lo relevante que es ahora la escasez hídrica, la emergencia climática y los hechos ocurridos en Chile. No sé si te sirva en específico, pero sé que la ONU está trabajando en un plan en este decenio para preservar los ecosistemas a nivel local, y sería interesante si hubiera algo respecto a los bosques nativos y su preservación (y cómo evitar incendios, por ejemplo). Buscaré el link específico y te lo envío.
    Felicitaciones 🙂

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *