Estudio netnográfico de las interacciones en las redes sociales: El caso de la divulgación astronómica

La astronomía es una ciencia que atrae a la población debido a la cantidad de recursos que permiten encantar y asombrar a la gente debido a su carácter interdisciplinario. El conocimiento de esta disciplina permite dar respuesta a preguntas que nos realizamos desde pequeños: ¿Qué es una estrella? ¿de qué está hecho el Sol?, ¿por qué no se apaga? ¿qué es la materia oscura?, entre otras. La astronomía es una disciplina que abre nuestra mente, nos da un contexto físico en el universo y reformula nuestra visión del mundo.

Chile es un lugar privilegiado para la observación del cielo nocturno debido a que su atmósfera es estable y permite ver con claridad el espacio, además, por su ubicación geográfica, el centro de la galaxia queda prácticamente sobre nuestras cabezas lo que significa que la cantidad de aire entre un objeto que está en el espacio y el telescopio se reduce, lo cual es muy importante para la visibilidad. La zona norte de nuestro país tiene una geografía privilegiada que facilita la observación del cosmos: la cordillera de Los Andes y el océano Pacífico son dos barreras naturales que impiden la entrada de las nubes; Así, en el norte de Chile, hay cielos con muchas noches despejadas a lo largo del año, con poca humedad y con pocas precipitaciones y las condiciones de ventilación son muy favorables para poder percibir las estrellas nítidamente. Gracias a esto es que Chile, en los próximos años, tendrá el 70% de los telescopios del mundo.

Debido a popularización de esta ciencia en nuestro país es que se han generado diversas instancias que permiten acerca la astronomía al público no especializado, instancias que son bien valoradas por la ciudadanía.  Su mejor método para llegar a la población es a través de diversas instancias de divulgación científica. Sin embargo, tal como menciona de Leo-Winkler en su artículo “Descolonizar la divulgación astronómica”, “la divulgación de la astronomía, mayormente se ha vuelto otra herramienta colonizadora de la educación. Los divulgadores llegamos con una metodología fija y un modelo de déficit, aludiendo a nuestro “absoluto” conocimiento sobre un tema y a “educar” a un público desinformado”. Tal como menciona el autor, los principales esfuerzos de “participación” ciudadana en el ámbito astronómico se basan en el modelo del déficit.  En palabras de Durant, este modelo se caracteriza en tres aspectos principales: Una visión simplista de la ciencia como un cuerpo de conocimiento ya terminado y definitivo; Una identificación negativa del público como gente profana en el conocimiento de los expertos; La atribución de la causa de los desencuentros entre la ciencia y el público a ignorancia o incomprensión por parte de este último.  Este modelo “define una cierta relación y jerarquías entre el conocimiento científico y el público al que se dirigen, que se caracteriza por el establecimiento de una relación unidireccional y vertical de la ciencia al público” (Daza & Arboleda, 2007). Esta visión paternalista y reduccionista descrita anteriormente no reconoce que el destinatario no está sólo interesado en los contenidos conceptuales de la ciencia, sino también le interesa, fundamentalmente, comprender la ciencia para definir qué beneficios (y riesgos) le trae a él la práctica científica y como el avance de esta afecta su vida cotidiana (para bien o para mal). Además, este modelo considera que el conocimiento construido por los científicos es superior a la sabiduría lega y cotidiana. Según esto, la ciencia maneja el monopolio de la verdad porque produce verdadero conocimiento que debe ser “admirado por la sociedad”. Por su parte, los periodistas científicos solo deben dedicarse a transmitir la información a través de los medios de comunicación. Sin embargo, como veremos más adelante, la divulgación astronómica no se trata solo de transmitir conocimiento.

Debido a la emergencia sanitaria que aqueja a nivel planetario desde finales del 2019 es que el entorno donde interactúan las personas para compartir conocimiento ha trascendido la presencialidad. Es por esto por lo que las diversas instancias divulgación astronómica, que otrora, se realizaban en grandes auditorios de universidades, museos, etc., ahora debieron adecuarse para trasladar esta “clase magistral” a diversas plataformas digitales y, también, diversificar la manera de divulgar astronomía al público no especializado.  A pesar de que ha cambiado el canal de comunicación para divulgar ciencia, sigue preponderando el modelo del déficit, quizás ahora con mayor intensidad. Esto último debido a que la forma de interacción entre el científico y el ciudadano se realiza por medios tan impersonales como un like, compartir o “conversación” a través del chat o por comentarios. Ahora las charlas en los auditorios se transformaron en un live en YouTube o Instagram donde el comentario de los asistentes muchas veces pasa desapercibido.

Resulta así que, para los divulgadores, redes sociales y YouTube son los medios propicios para transmitir conocimiento y para saber qué opinan los usuarios de ello, a través de su reacción por medio de like, comentarios o share. En tal propósito, las vivencias que acaecen en la red son intersticios a explorarse para buscar las relaciones establecidas entre los distintos actores interactuantes.  Bajo ese trasfondo. la red de redes nos ofrece un panorama inmensamente preciso y en tiempo real sobre las pautas de consumo de contenidos y tendencias orientativas para la creación de contenido futuro.

El objetivo de este artículo es describir y analizar las interacciones públicas entre perfiles de Instagram, con más de 5000 seguidos, que se dedican a la divulgación astronómica y el publico que los sigue. Este propósito implica ir un poco más allá de revisar la cantidad de seguidores e indagar la proporción de aprobaciones a los comentarios y las interacciones que generan las publicaciones. Dado que la interacción es un elemento determinante de la comunicación de las redes sociales, el desafío de este escrito es operacionalizar las instancias de conversación que se den en la página, además, de otros tipos de interacciones como la cantidad de likes de las publicaciones y los “share” (para eso se conseguirán las estadísticas de las páginas analizadas) y, por último, se revisaran algunas variables que permitan caracterizar el perfil de los seguidores. Este estudio es atingente, ya que, de acuerdo con Manovich (2011), “la posibilidad de capturar los detalles de la comunicación diaria de la gente a través de Internet y de los dispositivos móviles puede llegar a crear la nueva sociología del siglo XXI”

A pesar de que la” automatización del registro y análisis de datos abre el camino a la extracción de información masiva, detallada y precisa de patrones de comportamiento individuales y colectivos que puede iluminar de una forma sorprendente nuestro conocimiento sobre las sociedades humanas,”, en este artículo se propone trabajar a través de análisis de Small Data. El Small Data, como define Martín Lindstrom en su libro “Small Data: Las pequeñas pistas que revelan grandes tendencias”, son “observaciones de comportamiento aparentemente insignificantes que contienen atributos muy específicos que apuntan a una necesidad del cliente no satisfecho. Los datos pequeños son la base para ideas innovadoras o formas completamente nuevas de marcas de cambio”. Si bien, en sus inicios, el Small data surgió para el análisis de la relación entre las compañías y los consumidores con el propósito de entender los deseos más profundos de sus clientes y convertirlos en productos o negocios innovadores, también puede ser utilizado para un análisis más exhaustivo de datos para estudios sociológicos.

El Small data está compuesto por datos que tienen un valor en sí mismo, son más específicos para el propósito que se quieren utilizar, además, permite realizar insights de calidad inmediatamente. No requiere que los datos pasen por un largo proceso de cómputo para clasificarlos y categorizarlos como el Big Data. En el Small Data ya se recopila lo que se necesita analizar. Además, se trata de recopilar datos que están al alrededor y que no son difíciles extraer. Esto mediante fuentes como redes sociales. Su implementación es económica, ya que no requiere grandes inversiones en tecnología. A diferencia del BigData, el Small Data analiza un volumen limitado de datos que se recaban en largos periodos de tiempo y presentan una variabilidad muy baja.

Pregunta de investigación

¿Cómo interactúan los perfiles de divulgación astronómica con el público que los sigue?

Objetivos de la investigación

Describir y analizar, desde una perspectiva netnográfico, las interacciones entre perfiles de Instagram de divulgación astronómica y el público que los sigue.

Objetivos específicos

Caracterizar las distintas posibilidades de comunicación, interacción, retroalimentación, entre el perfil de divulgación y sus seguidores

Analizar las estrategias discursivas de la divulgación científica puestas en juego al momento de decidir divulgar conocimiento propio de discurso científico.

Identificar el rol de los espectadores en las instancias divulgativas

Identificar a los distintos tipos de miembros que interactúan con los perfiles de Instagram

Bibliografía

Ardévol, E. (2016). Big data y descripción densa. Virtualis, 7(14), 14-38

Daza, S., & Arboleda, T. (2007). Comunicación pública de la ciencia y la tecnología en Colombia: ¿políticas para la democratización del conocimiento?. Signo y pensamiento, (50), 100-125.

Durant, J. (1999). Participatory Technology Assessment and the Democratic Model of the Public Understanding of Science. Science and Public Policy26(5), 313-319. DOI: https://doi.org/10.3152/147154399781782329

De Leo Winkler, Mario. (2016). Descolonizar la Divulgación Astronómica. 8.

Manovich, L. (2011). Trending: The promises and the challenges of big social data. Debates in the digital humanities2(1), 460-475.

Lindstrom, M. (2016). Small data: the tiny clues that uncover huge trends. St. Martin’s Press.

1 thought on “Estudio netnográfico de las interacciones en las redes sociales: El caso de la divulgación astronómica”

  1. Muchas gracias Nicolás por ese avance. Es un tema muy relevante la divulgación astronómica, sobre todo en un país como Chile. Delimitas correctamente la temática a investigar con preguntas y objetivos claros. Quizás definiría uno o dos perfiles de divulgadores para hacer más concreto el proyecto. Me parece interesante que problematices el modelo del déficit en la comunicación de la ciencia y lo pongas a prueba con estos perfiles en Instagram. Profundizaría más en ese tema, por ejemplo contrastándolo con otros modelos de comunicación de ciencia. Para usos de redes sociales en la comunicación de la astronomía te recomiendo revisar esta revista: https://www.capjournal.org/issues/index.php Creo que falta justificar por qué elegiste Instagram. Los trabajos que conozco de divulgación científica se han centrado principalmente en YouTube y que te pueden ayudar en tu proyecto: https://journals.sagepub.com/doi/10.1177/0963662515572068 y https://doi.org/10.4000/rfsic.4782 . La discusión sobre el small data parece algo desconectada y tomada desde el marketing. Los textos de Ardevol y Wang que vimos en clases pueden ser más útiles. Recordar que las distinciones entre small y big data pueden ser poco fructíferas si hablamos de etnografías que recogen una multiplicidad de datos. En términos de formato, hay algunos errores de tipeo y redacción pero por sobre todo temas de citación que se deben mejorar. Podrías aprovechar mejor el espacio del blog también. Y ojo con la cita Manovich que esa frase la dice a partir del trabajo de Pentland para luego ofrecer críticas al discurso optimista en torno al Big Data.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *