Estafas dentro de Facebook: La privacidad dentro de la red social.

Marco teórico

Desde el estudio de las CTS, los aparatos pueden ser analizados a través del funcionamiento, esto a través de un análisis social y tecnológico para ver como estos operan o van creciendo socialmente las tecnologías de la información en el entorno social y digital.

La tecnología tenía la cualidad de que siempre fue estudiada como algo material, sin embargo “a lo largo de la historia algunos artefactos (el tren, la bicicleta, la computadora) se vieron involucrados y construidos social y culturalmente” (Hughes y Buch, 2008), estos cambiando la vida y ritmo de la sociedad, muchas veces para bien y otras para mal.

En este punto podemos ver que claramente las tecnologías favorecen, pero también son desfavorables en muchos ámbitos, al igual que las redes sociales. En este caso nos podemos hacer muchas preguntas como por ejemplo ¿Qué es la privacidad para Facebook? ¿Qué significa privacidad y seguridad/higiene digital para los ciudadanos? Estos problemas pueden ser respondidos desde un análisis social y tecnológico desde la SCOT, Social Construction Of Technology o en español CST, Construcción Social de la Tecnología, esta es realmente importante para identificar el cómo se construye, interviene y estabiliza la privacidad en Facebook. Desde una vista constructivista de Pinch y Bijiker: En la historia pasada, algunos investigadores intentaron medir con exactitud la interdependencia entre la ciencia y la tecnología, ya que las consideraban como estructuras monolíticas bien definidas. Sin embargo, su percepción estaba limitada, porque la ciencia y la tecnología estaban producidas socialmente en una variedad de circunstancias sociales (Hughes y Buch, 2008: 14).

Hoy en día, la ciencia y la tecnología conviven bajo términos sociales que fijan la construcción social de un objeto de estudio para un buen análisis social y tecnológico que, si vemos el hilo histórico, este tiene muchos actores interviniendo. Es así como podemos afirmar que “las divisiones entre la ciencia y la tecnología no son las divisiones entre las funciones abstractas del conocer y el hacer. Más bien, son sociales” (Layton, 1977: 209) ya que forman parte de la historia y la cultura de la sociedad. En este sentido “ciencia y la tecnología se encuentran relacionadas entre sí, produciendo la extensión y el desarrollo creativo de su cultura, en la que la una se retroalimenta de la cultura de la otra y viceversa, acción que se convierte en una relación simbiótica” (Barnes, 1982: 166).

La ciencia y la tecnología tienen una relación social, ya que están asociadas, de esta manera lo tecnológico va guiando a lo social para crear su propia historia en un marco de entendimiento y legitimación entre el actor y el artefacto, tal como Pinch y Bijker aseguran que “la ciencia y la tecnología son culturas socialmente construidas y apelan a los recursos culturales para cumplir sus fines y satisfacer las necesidades de los actores mediante un contrato social” (Hughes y Buch, 2008: 15)

El uso de las redes sociales en la sociedad Chilena tiene un gran impacto y el cómo las utilizamos tiene mucho que ver con nuestra cultura independientemente del país (Van Dijck, 2013). Para entender los distintos procesos de implementación, como también los procesos para adecuarse a una tecnología y redes socio técnicas que dependen de distintos actores y artefactos (Thomas, Becerra, Bidinost, 2019).

Construcción Social de la Tecnología

Las sociedades han vivido junto a los artefactos en un ambiente cultural e histórico para avanzar en el desarrollo de manera conjunta ya que “la ciencia y la tecnología nos dan la posibilidad de entender a las sociedades desde una construcción social, en la que los artefactos como Facebook tienen agencia para estructurar a los sujetos” (Hughes y Buch, 2008) en los espacios de un ámbito público, privado o virtual.

A partir de esta descripción socialmente construida entre la ciencia y la tecnología nace la SCOT, en español CST, Construcción social de la Tecnología, fundada por Trevor Pinch y Wiebe Bijker, quienes:

Sustentaron que la CST nace sobre la base de la sociología del conocimiento científico, la cual explica las relaciones socio – técnicas en términos de la metáfora del “tejido sin costuras”, es decir, en un ejercicio de “reflexividad”, intenta que todos los recursos analíticos no traiciones la posición epistemológica con respecto al objeto, para así tener un estudio cognoscitivo, sólido y sustentable del objeto a investigar”

Hughes y Buch, 2008: 183.

Los creadores de la Construcción Social de la Tecnología realizaron valiosos aportes para poder describir los efectos que causaron los artefactos en las sociedades, es decir, la ciencia se convierte en el regulador de la integración de un actor tecnológico con fines de hacer relación mutua entre la sociedad y la tecnología socialmente construida en los espacios de una o varias culturas, por lo que la noción de CST se ha implementado en varios momentos de la historia mundial. Como Osorio Marunlanda, seguidor de la CST, indica:

La Ciencia, la Tecnología y la Sociedad, o su acrónimo CTS, se encuentran interrelacionados desde el conocimiento científico y tecnológico, en donde transitan una diversidad de disciplinas académicas e investigativas, de educación científica y gestión de la ciencia, tales como la historia de las ciencias y de la tecnología, la sociología del conocimiento científico, la filosofía de la ciencia y de la tecnología, los estudios sobre la economía del cambio técnico, la política científica, entre otras. Es decir, se refleja una relación interdisciplinar para entender y trabajar en post del desarrollo y las necesidades de las sociedades.

Revista CS, 2010: 49.

La noción de la Construcción Social de la Tecnología propuesta por Trevor Pinch y Wiebe Bijker es fundamental para entender el estado del arte de los artefactos socio – técnicos, en este caso la controversial Privacidad en Facebook. Las redes sociales también son tecnologías que se unen a un estudio de la SCOT o CST, que aportan algunos conceptos constructivistas para un constante desarrollo tecnológico en las sociedades. Hughes, 1986; Bijker, Hughes y Pinch, 1987 introducen el concepto de “la metáfora del “tejido sin costuras”, en la que el tejido de una sociedad moderna se la tiene que enfocar desde la visión de los actores o analistas para obtener un resultado óptimo de la investigación” (Hughes y Buch, 2008: 149, 170 – 171). En este aspecto, la investigación toma un interés científico y tecnológico cuando existe un aporte económico que lo sostiene, haciendo posible, según la aproximación de la SCOT, “la creación y el diseño de un artefacto como Facebook que está estructurado por códigos socialmente construidos (desde una “lógica tecnológica) que provocan un cambio y desarrollo tecnológico en la cultura de las sociedades” (Hughes y Buch, 2008: 149, 170 – 171). Los procesos sociales son los que determinan el funcionamiento de los artefactos tecnológicos, el ellos los actores o “grupos sociales relevantes” (nominación acreditada a Pinch y Bijker) le otorgan un uso social a la tecnología, dándole un sentido social de cambio y transformación que anuncian su éxito o fracaso. La CST afirma que:

El éxito de una tecnología no depende de si funciona mejor (Pinch y Bijker, 1984: 406; Bijker, 1995: 13-15) dentro de una sociedad, […] sino que requiere preguntas socialmente construidas, no tecnológicas, como por ejemplo: ¿por qué se piensa que un nuevo artefacto o material funciona mejor?, ¿cuáles son los criterios por los cuales el uso social determina el funcionamiento? .

Hughes y Buch, 2008: 149

El inicio de un artefacto tecnológico en una sociedad genera cambios diarios en esta misma sociedad, haciendo que ellos mismos se sientan importantes con el uso, legitimación y el reconocimiento para poder crear una red social y tecnológica que se pueda adaptar a su cultura e historia. En este sentido, se crea un nuevo estilo de vida entre los actores y la maquina que determina un nuevo tipo de funcionamiento en cada una de sus actividades y dinámicas diarias, generando según Pinch y Bijker, una “negociación socialmente construida” (Hughes y Buch, 2008).

Cuando la sociedad reconoce y hace propia la tecnología, el uso de esta se forma satisfactoria para el bienestar y el avance en algunos ámbitos, como de igual forma es perjudicial para otros tipos de sociedades, sobre todo cuando hay conflictos relacionados a lo bélico, como paso antes y durante la Segunda Guerra Mundial. La línea del tiempo de la CTS nos deja ver como estos hechos sociales marcan un hito entre las relaciones sociales y las maquinas.

Un importante antecedente fue cuando ocurrió el lanzamiento de la bomba atómica a Hiroshima y Nagasaki en Agosto de 1945, en donde murieron más de 300 mil personas – sumados a los cuarenta millones que dejó la Segunda Guerra Mundial; el uso de las bombas de Napalm en la Guerra de Vietnam que generó protestas sociales y universitarias en Estados Unidos, Europa y Latinoamérica (época en que nace el hipismo y el Mayo del 68 Francés como una revelación en contra de los valores occidentales). También se hace referencia a los desequilibrios ambientales, por ejemplo, sobre el tóxico DDT en los cultivos, uso indiscriminado de la energía nuclear, los derrames petroleros, como el derrame de Santa Bárbara en California el 29 de enero de 1969, entre otras, (Revista CS, 2010: 53).

Ante estas y otras movilizaciones o protestas sociales por el uso indiscriminado de artefactos tecnológicos de destrucción masiva tanto bélicas y químicas en los ambientes públicos y sociales, nace como una reacción académica los Estudios Sociales de la Ciencia, “para no solo entender el funcionamiento y los avances del desarrollo científico y tecnológico, sino para entender ese complejo fenómeno de relación social entre la ciencia, la tecnología y la sociedad” (Revista CS, 2010: 53).

Los artefactos tecnológicos son utilizados como un objeto de estudio social de la tecnología, algunas de sus disciplinas se fueron creando e implementando rápidamente en varias universidades del mundo, se dio prioridad a una investigación nueva e importante en el marco de la hora actual, en donde los actores sociales y su máquina formaban parte de una cultura e historia, de esta manera, los artefactos están creados con una intencionalidad política y económica para alcanzar determinados fines que pueden garantizar “el éxito o no de una tecnología dentro de una esfera social que debe ser estudiada y explicada no desde su existencia tecnológica, sino desde su existencia socialmente construida” (Hughes y Buch, 2008: 18 – 19).

Pages: 1 2 3 4 5 6