ACTIVISMO AMBIENTAL EN LÍNEA. 

ORGANIZACIONES MEDIOAMBIENTALES EN CHILE.

Camila Torralbo Seguel

c.torralboseguel@gmail.com

Introducción 

El surgimiento de Internet y el uso de Redes Sociales (RRSS en adelante) ha cambiado drásticamente la forma de interacción con el entorno social y natural. Internet, como esfera pública autónoma e independiente, permite crear y participar en debates democráticos (Moyo, 2009). En particular, el “activismo en línea” (McCaughey y Ayers, 2003), o activismo social basado en Internet, ayuda a organizar personas, moviliza y posibilita la organización de eventos (Bennett & Segerberg, 2011; Carty, 2010; Ghobadi & Clegg, 2015; Kaun & Uldam, 2018; Ottaway & Hamzawy, 2011; Postmes y Brunsting, 2002). Aumentando el pluralismo de voces, variedad de temáticas y discusiones dentro de la esfera pública, internet proporciona un espacio para que manifestantes y organizaciones no convencionales articulen opiniones y se movilicen (Kavada, 2005; Moore-Gilbert, 2018). En este marco, el medio ambiente es uno de los temas principales del activismo en línea.

Como espacio público, Internet es un escenario más para la deliberación política. Mientras que, como esfera pública, Internet tiene el potencial de facilitar la discusión promoviendo el intercambio democrático de ideas y opiniones (Papacharissi, 2002). Considerando la participación política y el activismo como piedras angulares de una democracia que funciona bien (Han, 2014; Verba, Schlozman y Brady, 1995) es relevante el análisis de su utilización como mecanismo de participación política en temas ambientales en nuestro país, al proporcionar internet una variedad de herramientas y oportunidades para la participación antes no disponibles (Suwana, 2019; Yang, 2011). Este nuevo escenario para la acción política incluye nuevas y diferentes formas para involucrar a las personas en las deliberaciones sobre la estructura y organización de la sociedad (Dahlgren, 2018), donde se incluye la acción política ambiental. 

En años recientes internet y RRSS han jugado un rol fundamental como medio para canalizar demandas populares. Se considera que las RRSS han facilitado el activismo online, mediante la construcción de comunidades, documentación, recopilación de experiencias individuales, y formación de normas (Greijdanus et al., 2020). A su vez, posibilita unir a personas con visiones de mundo compartidas, sujetos posibles de estar dispersos en tiempo y lugar, organizando su actividad política en la red. Este tipo de organización permite expresar experiencias, opiniones y relacionarse a causas colectivas (Bogen et al. 2019). 

Los medios digitales han jugado un papel importante en la coordinación, movilización y organización de movimientos sociales y políticos como la Primavera Árabe (Castells, 2015) el Movimiento de los Indignados en España (Bennett & Segerberg, 2012; Gerbaudo, 2012), el Movimiento Ocupar en América del Norte (Bennett & Segerberg, 2012), el Movimiento de los Paraguas en Hong Kong (Lee & Ting, 2015; Lee & Chan, 2016), Revolución Tunecina (Castells, 2015), el movimiento estudiantil chileno de 2011 (Valenzuela, 2013), y, más recientemente, el estallido social  en Chile. Encontrándose una fuerte correlación entre la frecuencia de uso de las redes sociales y el comportamiento de protesta. 

Observándose llamados a la actividad política pública sin una estructura formal. La literatura sugiere que el activismo online y offline se correlaciona; al estar los comportamientos online y offline entrelazados o porque el activismo online facilitaría la protesta offline (Jost et al., 2018), publicitándola y/o organizándola (Zhuravskaya et al., 2020). El activismo online generaría las condiciones psicológicas previas a las formas de protestas offline, alineando intereses entre el mundo offline – online (Boulianne and Theocharis, 2018; Rohlinger and Bunnage, 2018) y animando a las personas a participar. Los individuos se coordinan, reclutan, desarrollan identidades sociales, realidades compartidas, comparten información online antes, durante y después del surgimiento inicial de un movimiento (Wilkins et al, 2019; Thomas et al., 2018; Kaun and Uldam, 2018; Valenzuela et al., 2018; Jost et al., 2018)

Es así como internet cumpliría una doble función (Diamond y Plattner,2012) por una parte, como tecnología de liberación apoya al activismo (Ruijgrok, 2017). En entornos online relativamente anónimos, las personas se liberan de la preocupación de ser evaluadas y de las restricciones sociales a su comportamiento (Kramer and Schawel, 2019; Suler, 2004). Por otra parte, como tecnología de control represor (Rød & Weidmann, 2015) las acciones online pueden estar sujetas a vigilancia horizontal tales como el control social entre ciudadanos o digilantismo (Schwarz and Richey, 2019; Jane, 2016) estimulando mecanismos de represión (Christensen & Groshek, 2019). Así, se utilizan las redes sociales para la acción colectiva, tales como acciones de emancipación, crear conciencia, movilizar gente, establecer agendas activistas, debatir y evaluar acciones. De manera antagónica, polariza, desinforma y reprime. 

En un escenario de pérdida de legitimidad de la política tradicional, Internet y RRSS proporcionan nuevas interpretaciones de la participación política, siendo cada vez más utilizadas como herramientas, medios y fin por parte de grupos minoritarios, los que mediante su utilización pueden hacerse oír más fácilmente. Progresivamente, el activismo online y offline son instrumentos socio-psicológicos inseparables; y complementos a la politización, debate, movilización, conflicto, gobiernos y agendas nacionales. Vale la pena destacar la versatilidad del activismo online, pudiendo adoptar múltiples formatos, desde cambiar imágenes de perfil, hasta la generación de actividades, encuentros o escribir o realizar publicaciones detalladas sobre un tema social en específico (Gómez and Kaiser, 2019). A través de las RRSS es posible involucrar y relacionarse con miembros fuera de la comunidad, negociar colectivamente nuevas realidades, difundir actividades y visiones. También, los miembros de una comunidad se brindan apoyo, organizan actividades y responden a opiniones (Turley and Fisher, 2018). 

Pregunta y Objetivos 

Esta investigación examina el activismo en el contexto del activismo ambiental. Nos planteamos como hipótesis de trabajo la existencia de un activismo ambiental en línea, caracterizado por medios digitales, temáticas, posturas y redes propias. El trabajo del activismo ambiental en línea deslocalizaría la emergencia ambiental de su entorno natural facilitando la adhesión a posturas proambientales a nivel global por actores diversos.

Nos preguntamos ¿Cómo ha modelado el activismo medioambiental el uso de internet en Chile? Para ello, tomaremos como objetivo general el Caracterizar el activismo ambiental en línea de organizaciones medioambientales en Chile. Tomando como objetivos específicos el 1.- Describir los recursos y medios digitales utilizado para la difusión de ideas del activismo ambiental en línea en Chile; 2.- Analizar las temáticas y posturas presentes en el activismo ambiental en línea en Chile y 3.- Describir las principales redes en el activismo ambiental en línea en Chile.  

Justificación y contribución del proyecto 

El evidente daño ambiental provocado o acelerado por la globalización, como la pérdida de la biodiversidad, el cambio climático, el saqueo de bienes comunes naturales, deforestación, sequía y la extinción de una gran variedad de especies, así como el aumento de eventos climáticos extremos, entre otros (IPCC, 2021; Ehrenfeld, 2005) han desembocado en el surgimiento de muchos movimientos ecologistas en todo el mundo, quienes utilizan internet y RRSS como herramienta.  Por cuanto, merece la pena investigar respecto al cambio de naturaleza de la participación política, que han remplazado los repertorios tradicionales de participación (Dalton, 2006; Inglehart & Welzel, 2005; Jurriens & Tapsell, 2017; Schlozman, Verba y Brady, 2010; Stolle y Micheletti, 2013).

El activismo en línea empoderaría a nuevas miradas, nuevos actores políticos consideran sus declaraciones lo suficientemente importantes como para ser transmitidas (Bailey, Cammaerts y Carpentier, 2008). Como ventaja, este tipo de activismo disminuye las fronteras geográficas, permitiendo el alcance de una audiencia global (Boyd, 2007; Hintz, 2012; Suwana, 2019). La reducción de fronteras es de especial relevancia en la discusión de la emergencia climática, considerada de carácter global.

Los bajos costos de producción y administración del activismo en línea permiten expandir la acción política más allá́ de las fronteras nacionales (Benoit & Benoit, 2000; Suwana, 2019) aspecto de suma importancia para el activismo ambiental al ser un movimiento global. La posibilidad que organizaciones se comunican directamente con sus audiencias, evitando mecanismos y sesgos comerciales de los principales medios de comunicación (Hill & Hughes, 1998; Nduhura & Prieler, 2017) estableciéndose nuevas fuentes de información respecto a la actividad medioambiental. 

A pesar que se sostiene que Internet puede complementar pero no sustituir a las tácticas de los movimientos sociales, incluso puede socavar el valor de un movimiento social (Van de Donk, Loader, Nixon y Rucht, 2004) al conducir a un activismo menos activo o “slacktivismo” (Morozov, 2009a), también, el activismo en línea puede ser un predictor de un compromiso más esforzado (Brigham & Noland, 2014) donde las RRSS, como una herramienta, promoverían discursos y movilización de masas (Rao y Wasserman, 2017). Brindando canales de información para organizar y movilizar protestas (Barn, 2013) y facilitando la comunicación entre personas durante dichos movimientos sociales (Gleason, 2013; Valenzuela, 2013). 

Dado el notorio aumento de la conciencia por la protección del medio ambiente junto al auge del activismo en Internet (como forma alternativa de participación política) se vuelve necesario el poder Caracterizar el activismo ambiental en línea de organizaciones medioambientales en Chile, donde activistas participan de la esfera pública para el cambio social y natural. Como contribución, este proyecto espera dar una descripción de las temáticas, posturas, principales redes en el activismo ambiental en línea, a fin de favorecer su posicionamiento como espacio crítico fundamental para la transición ecológica. 

Bibliografía. 

Bailey, O., Cammaerts, B., & Carpentier, N. (2008). Understanding alternative media. Berkshire, UK: Open University Press. 

Barn, R. (2013). Social media and protest—The Indian spring? HuffPost Tech UK. Retrieved from http://www.huffington post.co.uk/professor-ravinder-barn/indiasocial-media-and- protest_b_2430194.html?utm_hp_ref=uk

Bennett, L., & Segerberg, A. (2011). Digital media and the personalization of collective action. Information, Communication & Society14, 770-799.

Bogen K, Bleiweiss K, Leach N., & Orchowski L.(2019).# MeToo: disclosure and response to sexual victimization on Twitter. J Interpers Violence http://dx.doi.org/ 10.1177/0886260519851211. 

Boulianne, S., & Theocharis, Y. (2018). Young people, digital media, and engagement: a meta-analysis of research. Soc Sci Comput Rev38:111-127 http://dx.doi.org/10.1177/0894439318814190. 

Boyd, D. (2005). Sociable technology and democracy. In J. Lebkowsky & M. Ratcliffe (Eds.), Extreme democracy (pp. 198-209). San Francisco, CA: Lulu. 

Brigham, M., & Noland, A. (2014). Making humanitarian advocacy less “abstract and remote”: Kony 2012’s representation of an agentcentered approach. Florida Communication Journal42, 51-67. 

Carty, V. (2010). New information communication technologies and grassroots mobilization. Information, Communication & Society13, 155-173 

Castells, M. (2015). Networks of outrage and hope: Social movements in the internet age (2nd ed.). Cambridge, UK: John Wiley. 

Christensen, B., &   Groshek, J (2020).  Emerging media, political protests, and government repression in autocracies and democracies from 1995 to 2012. Int Commun Gaz Online First:1-20 http:// dx.doi.org/10.1177/1748048518825323. 

Dahlgren, P. (2018). Media, knowledge and trust: The deepening epistemic crisis of democracy. Javnost—The Public25, 20-27. 

Dalton, R. (2006). Citizen politics: Public opinion and political parties in advanced industrial democracies. Washington, DC: CQ Press

Diamond, L., & Plattner, M (2012). Liberation Technology: Social Media and the Struggle for Democracy. JHU Press; 2012. 

Ehrenfeld, D. (2005). The environmental limits to globalization. Conservation Biology19, 318-326. 

Gerbaudo, P. (2012). Tweets and the streets: social media and contemporary activism. London, England: Pluto Press. 

Ghobadi, S., & Clegg, S. (2015). These days will never be forgotten. . .”: A critical mass approach to online activism. Information and Organization25, 52-71. 

Gleason, B. (2013). #Occupy wall street: Exploring informal learning about a social movement on Twitter. American Behavioral Scientist57, 966-982.

Gomez, E., & Kaiser, C. (2019). From pixels to protest: using the internet to confront bias at the societal level. In Confronting Prejudice and Discrimination: The Science of Changing Minds and Behaviors. Elsevier,319-335 http://dx.doi.org/10.1016/B978-0-12-814715- 3.00011-4. 

Greijdanus, H; Matos, C., Turner-Zwinkels, F., Honari, A., Roos, C; Rosenbusch, H., & Postmes, T. (2020). The psychology of online activism and social movements: relations between online and offline collective action. Current Opinion in Psychology, 35:49–54. https://doi.org/10.1016/j.copsyc.2020.03.003

Han, H. (2014). How organizations develop activists: Civic associations and leadership in the 21st century. Oxford, UK: Oxford University Press.

Hill, K., & Hughes, J. (1998). Cyberpolitics: Citizen activism in the age of the Internet. London, England: Rowman & Littlefield

Hintz, A. (2012). Challenges to freedom of expression in the digital  world: Lessons from WikiLeaks and the Arab spring. Journal for Communication Studies5, 83-105.

Inglehart, R., & Welzel, C. (2005). Modernization, cultural change and democracy: The human development sequence. New York, NY: Cambridge University Press.

IPCC, 2021: Climate Change 2021: The Physical Science Basis. Contribution of Working Group I to the Sixth Assessment Report of the Intergovernmental Panel on Climate Change[Masson-Delmotte, V., P. Zhai, A. Pirani, S.L. Connors, C. Péan, S. Berger, N. Caud, Y. Chen, L. Goldfarb, M.I. Gomis, M. Huang, K. Leitzell, E. Lonnoy, J.B.R. Matthews, T.K. Maycock, T. Waterfield, O. Yelekçi, R. Yu, and B. Zhou (eds.)]. Cambridge University Press, Cambridge, United Kingdom and New York, NY, USA, In press, doi:10.1017/9781009157896.

Jane, E. (2016). Online misogyny and feminist digilantism. Continuum, 30 http://dx.doi.org/10.1080/10304312.2016.1166560.

Jost, J; Barbera,P; Bonneau,R; Langer.M;  Metzger,M; Nagler, J; Sterling, J., &  Tucker, J. (2018). How social media facilitates political protest: information, motivation, and social networks. Political Psychol, 39:85-118 http://dx.doi.org/10.1111/pops.12478. 

Jurriens, E., & Tapsell, R. (2017). Challenges and opportunities of the digital “revolution” in Indonesia. In E. Jurriens & R. Tapsell (Eds.), Indonesia: Connectivity and divergence (pp. 1-20). Singapore: ISEAS Yusof Ishak Institute. 

Kaun, A., & Uldam, J. (2018). Digital activism: After the hype. New Media & Society20, 2099-2106. 

Kaun, A., & Uldam, J.(2018). ‘Volunteering is like any other business’: civic participation and social media. New Media Soc, 20:2186- 2207 https://doi.org/10.1177%2F1461444817731920. 

Kavada, A. (2005). Civil society organisations and the Internet: The case of amnesty international, Oxfam and the world development movement. In W. de Jong, M. Shaw & N. Stammers (Eds.), Global activism, global media (pp. 208-222). London, England: Pluto Press. 

Kramer, N., & Schawel, J.(2019). Mastering the challenge of balancing selfdisclosure and privacy in social media. Curr Opin Psychol31:67-71 http://dx.doi.org/10.1016/j.copsyc.2019.08.003. 

Lee, A., & Ting, K. W. (2015). Media and information praxis of young activists in the Umbrella movement. Chinese Journal of Communication8, 376-392. 

Lee, F., & Chan, J. (2016). Digital media activities and mode of participation in a protest campaign: A study of the Umbrella movement. Information. Communication & Society19, 4-22. 

McCaughey, M., & Ayers, M. (2003). Cyberactivism: Online activism in theory and practice. New York, NY: Routledge. 

Moore-Gilbert, K. (2018). Mediated mobilisation after the Arab Spring: How online activism is shaping Bahrain’s opposition. Australian Journal of Political Science53, 78-88

Morozov, E. (2009). Iran: Downside to the “Twitter revolution.” Dissent56, 10-14

Moyo, L. (2009). Digital democracy: Enhancing the public sphere. In G. Creeber & R. Martin (Eds.), Digital cultures: Understanding new media (pp. 139-150). Berkshire, UK: Open University Press. 

Nduhura, D., & Prieler, M. (2017). Citizen journalism and democratisation of mainstream media in Rwanda. African Journalism Studies3, 178-197. 

Ottaway, M., & Hamzawy, A. (2011). Protest movements and political change in the Arab world. Retrieved from http://carn egieeurope.eu/publications/?fa=42394

Papacharissi, Z. A. (2010). A private sphere: Democracy in a digital age. Cambridge, UK: Polity Press. 

Postmes, T., & Brunsting, S. (2002). Collective action in the age of the Internet. Social Science Computer Review20, 290-301. 

Rao, S., & Wasserman, H. (2017). Global student protests in the news. African Journalism Studies38(2), 1-4. 

Rød, E. G., &   Weidmann, N. B. (2015). Empowering activists or autocrats? The Internet in authoritarian regimes. Journal of Peace Research, 52(3), 338-351.

Rohlinger D., & Bunnage, L. (2018). Collective identity in the digital age: thin and thick identities in moveon. Org and the tea party movement. Mobilization, 23:135-157 http://dx.doi.org/ 10.17813/1086-671X-23-2-135. 

Ruijgrok, K (2017). From the web to the streets: internet and protests under authoritarian regimes. Democratization, 24:498-520 http://dx.doi.org/10.1080/13510347.2016.1223630. 

Schlozman, K, Verba, S., & Brady, H. E. (2010). Weapon of the strong? Participatory inequality and the internet. Perspectives on Politics8, 487-509. 

Schwarz, K., & Richey, L. (2019). Humanitarian humor, digilantism, and the dilemmas of representing volunteer tourism on social media. New Media Soc, 21:1928-1946 https://doi.org/ 10.1177%2F1461444819834509. 

Stolle, D., & Micheletti, M. (2013). Political consumerism: Global responsibility in action. Cambridge, MA: Cambridge University Press. 

Suler, J. (2004).  The online disinhibition effect. Cyber Psychol Behav, 7:321-326 http://dx.doi.org/10.1089/1094931041291295 10:1094931041291295.

Suwana, F. (2019). What motivates digital activism? The case of the Save KPK movement in Indonesia. Information, Communication & Society0(0), 1-16. doi:10.1080/1369118X.2018.1563205. 

Thomas E; Cary N, Smith, L; Spears, R., & McGarty, C. (2018). The role of social media in shaping solidarity and compassion fade: how the death of a child turned apathy into action but distress took it away. New Media Soc, 20:3778-3798 https://doi.org/ 10.1177%2F1461444818760819. 

Turley, E., & Fisher, J. (2018). Tweeting back while shouting back: social media and feminist activism. Fem Psychol, 28:128-132 https://doi.org/10.1177%2F0959353517715875. 

Valenzuela, S. (2013). Unpacking the use of social media for protest behavior: The roles of information, opinion expression, and activism. American Behavioral Scientist57, 920-942.

Valenzuela,S., & Correa,T .(2020) .Ties, likes, and tweets: Using strong  and weak ties to explain differences in protest participation across Facebook and Twitter use. Political Commun, 35:117-134 http://dx.doi.org/10.1080/10584609.2017.1334726. 

Van de Donk, W., Loader, B., Nixon, P., & Rucht, D. (2004). Cyberprotest: New media, citizens and social movements. London, England: Routledge.

Wilkins D, Livingstone A., & Levine (2019). All click, no action? Online action, efficacy perceptions, and prior experience combine to affect future collective action. Comput. Hum Behav, 91:97-105 http://dx.doi.org/10.1016/j.chb.2018.09.007.

Zhuravskaya, E; Petrova, M., & Enikolopov, R. (2020). Political Effects of the Internet and Social Media. Forthcoming. Annu Rev Econ. https://doi.org/10.2139/ssrn.3439957. 

One Comment

  1. Muchas gracias Camila por este avance. El activismo ambiental digital es un gran tema de investigación. Ahora bien, varias partes del avance parecen ser sacados y traducidos de otros artículos como este https://journals.sagepub.com/doi/10.1177/2158244019877877. Para el reporte trata de concentrarte en los textos que has leído y profundizado y reordena tu marco teórico según la doble función que cumple Internet con el activismo que mencionas en diferentes ocasiones. La hipótesis de que el activismo ambiental online deslocaliza la emergencia ambiental en favor de posiciones más globales es una propuesta bien interesante, pero veo difícil como abordarla empíricamente en el acotado tiempo que queda del curso. La pregunta y objetivos de la investigación permanecen muy generales. Te recomiendo concentrarte ya sea en un listado de sitios web de ONGs u organizaciones ambientalistas de Chile y revisar sus redes de hipervínculos usando el Issue Crawler o Hyphe y quizás ahí identificar actores nacionales y globales. El trabajo de Cristina puede ser de interés: https://sociologia.digital/dilema-socio-tecnico-en-la-bahia-de-puchuncavi-dinamica-de-redes-entre-los-actores-en-los-sitios-web/ Una segunda opción sería concentrarte en un caso específico de organización ambientalista y analizar su comunicación en redes sociales para analizar cómo difunden e interactúan con sus audiencias (por ejemplo analizar la cuenta en Instagram de Greenpeace Chile, Chile verde, FIMA u otra organización relevante). Una tercera opción podría ser concentrarte en un movimiento ambientalista opositor a un determinado proyecto (ej. Alto Maipo) y ver cómo circulan contenidos asociados al movimiento en una red social como Twitter (puedes revisar este artículo en que hacen una comparativa: https://journals.sagepub.com/doi/10.1177/0894439316639561). Y más que hablar del activismo digital en general, falta incluir una problematización del rol que cumple las redes sociales o Internet en el desarrollo del activismo ambientalista en Chile, considerando su rica historia. Puede ser útil: http://dx.doi.org/10.4067/S0719-09482012000100008 También los textos de Millaleo, Velasco y Cárcamo son unos clásicos ya: https://www.elquintopoder.cl/blog/entradas/nuestra-serie-de-ebooks-sobre-activismo-digital-en-chile/ Hay algunos errores de redacción y puedes aprovechar mejor el potencial del blog!

Responder a mvaldeb Cancel

Su dirección de correo no se hará público.