La vida secreta del RUT

Marco Conceptual

Conectividad como extensión de lo social

Es indudable la penetración de las tecnologías en nuestras vidas, especialmente en tiempos de pandemia, donde el encierro ha generado que el uso de Internet y aplicaciones en los teléfonos inteligentes se vuelvan fundamentales para nuestra cotidianidad, en el otro extremo tenemos que se han acentuado las diferencias sociales y la llamada brecha digital (Garay, 2020)

Ya en el 1999, Castells hablaba de como estas tecnologías generarían nuevas interacciones y formas de relacionarnos (2000, pág. 399), sin embargo, también señala que “la gente moldea la tecnología para adecuarla a sus propias necesidades” (pág. 432), y en estos tiempos, donde la mayoría de las necesidades son cubiertas de forma virtual, utilizando distintas plataformas para satisfacerlas, donde se ha fortalecido entre otros, las compras mediante internet, la realización de reuniones virtuales, hasta el teatro ha modificado su relación con el cliente, teniendo un formato virtual. Incluso algunos la han asociado como la más relevante para lucha contra el coronavirus con las denominadas apps de monitoreo.

Imagen 6: Obra de teatro presentada en forma virtual.  Fuente: https://www.gam.cl/teatro/mentes-salvajes/

Si bien, no es desconocido que “Internet nos cambió la vida” (Van Dijck, 2016, pág. 7), sin embargo, no se trata de estar más conectados “sino que esta se vuelve un modo de estructurar una forma inédita de estar con otros, y produce una “socialidad conectada” (pág. 7), esta asocialidad se ve abultada por las necesidad de conexión que surgió por la pandemia y la incapacidad de desplazarse (si bien, esto no sucede de igual manera en todo Chile, estamos ubicándonos en una esfera de análisis centrada en la Capital Santiago, donde existen comunas que llevan mas de 90 días de confinamiento).

Para nuestro caso, nos interesará lo que Van Dijck denomina la “socialidad vendible” (2016, pág. 19), esto ya que centraremos nuestro análisis en como “plataformas comerciales habrían introducido nuevos modelos de vigilancia y convertido la privacidad en acumulación de capital social” (Van Dijck, 2016, pág. 22), entendiendo que el RUT, centro de nuestra investigación es la identificación de la persona, por lo que cada vez que este RUT se relacione con una plataforma, aplicación, página web u otra instancia, será la misma persona la que está actuando, ya que, al estar enlazadas las actividades virtuales al RUT, el usuario pierde su anonimato.

“la gente moldea la tecnología para adecuarla a sus propias necesidades”

Castells, 2000

En especial nos centraremos en lo que Ballivian citado por Meneses Rocha señala “Las fuentes de datos tienen una relación directa con la digitalización. Los celulares, las imágenes satelitales y las redes sociales digitales son las tres principales fuentes” (2018, pág. 417). En este caso en el celular y como su uso asociado a nuestro RUT, va generando una información más detallada de nuestro actuar.  Ahora bien, como señala la autora el uso de Celulares para capturar datos masivos no es nuevo, ocupándose anteriormente las llamadas telefónicas, para identificar la movilidad de los usuarios y sus cambios de hábitos (Meneses Rocha, 2018, pág. 420).

En el caso del RUT, podemos señalar que es un dato inmutable en el sentido de Latour (Leonelli & Tempini, 2020, pág. 6), ya que su poder epistémico tendrá estrecha relación, con la capacidad que este tipo de dato (los datos de identificación Personal) posee para representar a la persona, sin posibilidad de ser adulterados, ya que en el momento en que se pierde su integridad, deja de reflejar a la persona que estaba señalando, con lo cual se potencia lo que se señala a continuación “los datos son productos estáticos de interacciones puntuales entre los investigadores y/o las partes del mundo que se investigan: mientras que los fenómenos cambian con el tiempo, los datos que los documentan son fijos” (Leonelli & Tempini, 2020, pág. 6), en particular si este dato corresponde a uno de identificación personal, como lo es el RUT.

Esto dado que, en el momento en que se realiza una interacción en el mundo virtual asociado a “su” RUT es la propia persona quien lo está realizando. Con el consiguiente riesgo de suplantación de identidad, tal como sucede con los llamados “Salvoconductos virtuales” que entrega Carabineros de Chile, los cuales han sido objeto de mofa, tal como lo describe el siguiente twitter:

Imagen 7: Twitter de mofa que surgió durante el mes de junio de 2020. Fuente: imagen extraída desde twitter.

Cabe señalar que esta situación fue corregida por la comisaria virtual (al menos desde el 17 de julio de 2020), sin embargo, ahora se solicita, adicionalmente, el número de serie de la cedula de identidad, con lo cual se hace mas riesgoso que ante una filtración de datos, se pierda algo más que solo el número de RUT.

Con lo anterior lo que estamos señalando es que el RUT al ser capturado y tratado, parafraseando a Mejias & Couldry “Colonizado”, facilitamos su relacionamiento, con lo cual nuestra vida “virtual” pasa fácilmente a ser relacionada como nuestra vida “real”, lo que se ve potenciado por el uso masivo de aplicaciones en los celulares e interacciones en páginas web, las que nos solicitan nuestro RUT para realizar actividades, no teniendo conciencia del uso posterior que se le da a este dato, es decir, sufriendo el RUT una despersonalización, aun cuando intrínsecamente corresponde a un dato de carácter personal.

Imagen 8: Formato de cedula de identidad vigente en Chile. Fuente: http://www.elrancahuaso.cl/noticia/registro-civil-llama-renovar-la-cedula-de-identidad

Captura de datos, captura de acciones

“La dataficación, citando a Mayer-Schoenberger and Cukier (2013) es la transformación de la acción social en datos cuantificados en línea, lo que permite el seguimiento en tiempo real y el análisis predictivo” (van Dijck, 2014, pág. 198), con este proceso lo que se lleva a cabo es la captura de lo “social”. Por este motivo es que los datos se han colocado en el centro del análisis, dado que estamos en sociedad hiperconectadas y medida por sensores y aplicaciones que van rastreando nuestro día a día.

Los datos no son iguales, esto ya que, varían en su infraestructura, los ensamblajes que presentan y por tanto su valor (Meneses Rocha, 2018, pág. 421), esto significa que existen datos más valiosos que otros, ya que el análisis de estos tendrán impacto en las tres “V” (Volumen, velocidad y variedad), es así como datos más desagregados, implicarán que se requerirá un mayor poder de procesamiento y mayor variedad para su análisis, haciendo por tanto más costoso su estudio.

Sin embargo, el RUT al ser un dato personal, su captura genera que su tratamiento sea más sencillo, ya que con él, no solo se captura un dato, sino que implícitamente trae consigo otros que también son de utilidad (sexo, nombre, parentesco, edad, estado civil, entre otros). Cabe mencionar lo señalado por Lupton, en el sentido que cuando se utilizan datos personales en el mundo digital, se une el cuerpo al yo (bodies and selves) es decir “representa una ‘instantánea’ de un momento particular en el tiempo y de una justificación particular para la práctica de los datos.” (2016, pág. 10.4)

“la digitalización se convierte en una especie de cuantificación de las cuestiones políticas que se logra a través de algoritmos”

Boellstoff, 2013

Esta captura facilita que se asuma la relación dato y persona, algo criticado del Dataismo (van Dijck, 2014, pág. 199), es decir, con datos del tipo personal no solo estamos asegurando, la variedad del dato, sino que también estamos realizando, con menos datos un análisis más significativo, es decir, afectamos también el Volumen de información a procesar (requerimos menos datos), con las consecuentes mejoras en el análisis, cabe señalar que esta situación podría considerarse una ventaja competitiva para las organización que colonizan los datos, lo que, a su vez, podría colocar en riesgo la libre competencia, tal como señala María Francisca Labbé (2020, pág. 47), situación que no abordaremos en este ensayo.

Esta captura trae diversas consecuencias, ya que en parte, la discusión planteada por Lemov respecto a que “la pregunta a responder por las humanidades y las ciencias sociales es si analizar con Big Data es más relevante para el conocimiento que hacerlo con aquellos datos recogidos mediante técnicas cualitativas” (Meneses Rocha, 2018, pág. 428) perdería importancia, ya que finalmente lo que se está capturando es personas concretas y no acciones estimativas (estadísticas), es decir con este tipo de datos se tiene certeza del qué (Mayer-schonberger & Cukier, 2013, pág. 18) y del quién, pero se mantendrá la incerteza respecto al por qué. Pasando cada acción capturada con el RUT a ser una señal “honesta” de su comportamiento. Con estos dejamos de pensar en una sucesión de acontecimientos, y pasamos a ver un universo constituido por información (Mayer-schonberger & Cukier, 2013, pág. 122)

Lo que Castells llama “lazos débiles” (2000, pág. 428), pasarán a tener mayor consistencia y fuerza, con este tipo de datos, ya que al estar agregados de otros, la relación que de ellos emanas son “lazos fuertes”, generando nuevas implicancias y por tanto un mayor valor para quienes los capturan.

Otro punto relevante, de este tipo de datos, es lo señalado por Boellstoff como ”gubernamentabilidad algorítmica” (2013), con la cual, mediante la utilización de algoritmos y tratamientos de datos, se comienza a gobernar flujos de acciones, dejando de lado la concepción del panóptico de Foucault, en esta noción “la digitalización se convierte en una especie de cuantificación de las cuestiones políticas que se logra a través de algoritmos” (op. cit.) neutralizando potenciales y/o probables problemas futuros. Esta gubernamentalidad algorítmica permitirá a los gobiernos tomar decisiones, en función de las acciones que van emprendiendo sus ciudadanos, “…esos algoritmos de macrodatos podrían asimismo empoderar a un futuro Gran Hermano, de modo que terminaríamos sometidos a un régimen de vigilancia orwelliana en el que cada uno de los individuos fuera controlado todo el tiempo” (Harari, 2018, pág. 86), es así que esta vigilancia digital “no es sólo un aparato de la seguridad gubernamental, sino que es parte integral del comercio y de instituciones tales como la salud, la policía y el sistema educativo… Facilitada por Internet, se ha desarrollado una economía de vigilancia mundial y un conjunto de vigilancia multifacética, en la que las naciones colaboran en el suministro de sistemas de vigilancia digital y se asesoran y supervisan mutuamente utilizando estos sistemas.” (Lupton, 2015, pág. 33).

Esta gubernamentalidad algorítmica, se ve potenciada, si lo que usamos para referenciarnos, es un dato de información personal, ya que es como si estuviéramos usando nuestro ADN para firmar y validar transacciones en el ciberespacio. Esta situación, nos expone a su vez al riesgo que estos algoritmos encasillen en una categoría de ciudadano-usuarios, pudiéndose generar sesgos en las decisiones que se tomen con estos algoritmos, diversos casos de ejemplo donde sesgos algorítmicos han generado errores en políticas públicas y/u organizaciones privadas se pueden encontrar en el libro de Cathy O’Neil (Armas de destrucción matemática, 2016).

Pregunta de investigación

¿Cuáles son las relaciones entre datos personales que se generan con la utilización del RUT?

Objetivos

  • Identificar los potenciales movimientos de datos y como estos son custodiados o procesados por quienes los capturan.
  • Tomar conciencia de la forma en que directa e indirectamente se captura el RUT;
  • Identificar los datos con los cuales se relaciona usualmente el RUT;
  • Indagar respecto a sitios cotidianos que nos piden el RUT y como estos lo procesan y resguardan.

Referencias metodológicas

“Los datos, como se ha sostenido, son construcciones sociales en las cuales interviene una multiplicidad de mediaciones en cada una de las fases de la cadena de valor. A éstas se añade la subjetividad del usuario de redes y aplicaciones, el cual, si bien está fuertemente condicionado, encuentra espacios para la agencia individual y colectiva con implicaciones difíciles de prever” (Meneses Rocha, 2018, pág. 430), por esta situación lo que realizaremos será seguir el RUT, entendiéndolo como un “datos vivos”, revisando como este se va combinando, relacionando y reutilizando con otros actores, tratando de desentramar los significados y usos que va adquiriendo este RUT, así como también las potencialidades de uso y almacenamiento. En el fondo es tal como señalan Leonelli, tomarse en serio “la vida pública de los datos” como objetos que pueden ser físicamente movidos (Leonelli & Tempini, 2020, pág. 5), tomando nota de donde se dirigen estos datos y las entidades con las cuales se relacionarán.

Para esto se utilizará una mezcla de “Data Journeys” (Bates, Goodale, Lin, & Andrews, 2017), la que se ilustra en la imagen 9, con una técnica de auto etnografía al movimiento de los datos.

Este Data Jorneys tendrá por objetivo seguir “el movimiento de datos desde su lugar de producción a muchos otros lugares en los que se procesan, movilizan y reutilizan.” (Leonelli & Tempini, 2020, pág. 9). Será relevante identificar los “sitios” donde se almacenarán y/o custodiarán estos datos, sin embargo lo que respecta a la “integridad del dato mientras viaja” (Leonelli & Tempini, 2020, pág. 9), no tendrá en este estudio relevancia, ya que como hemos señalado, el RUT corresponde a un número único, por lo que al perder integridad implicará necesariamente que se modifica, y por lo tanto no podrá hacerse referencia a la persona directamente (ésta situación es distinta a enmascarar el dato, situación que será considerada en caso de observarse.

Como dato a seguir corresponderá al RUT, con las distintas interacciones que se dan en el teléfono, revisando las aplicaciones que lo utilizan y solicitan, así como las páginas web y sus relaciones.

Imagen 9: Metodología Data Journeys. Fuente: J. Bates, P. Goodale, Y. Lin, P. Andrews in collaboration with M. Gruia and
R. Metodieva from Research Retold (www.researchretold.com), 2017. Data Journeys. DOI: 10.15131/shef.data.5065552

Pages: 1 2 3 4